CFL

Las lámparas fluorescentes compactas no solo consumen menos energía que las lámparas tradicionales, ayudando a reducir las emisiones de CO2, sino que también alcanzan su flujo luminoso con gran rapidez y con prestaciones excepcionales.

Su luz cálida o fría se adapta perfectamente según el tipo de ambiente que se desee crear, y a pesar de que utilizan un 80% menos de energía que las lámparas incandescentes, tienen una duración hasta diez veces mayor.