La historia remonta a 1901, cuando en Massachusetts se creó la empresa Merritt Manufacturing Company, cuyo propósito consistía en renovar bombillas quemadas. Treinta años más tarde, se da el origen del grupo Sylvania, pasando a conocerse en el mercado como Hygrade Sylvania Corporation.

El tiempo transcurrió y tras los requerimientos de un mercado que siempre se ha visto exigido por la proliferación tecnológica, se introdujeron las primeras lámparas fluorescentes. El reto entonces fue la carencia de luminarias disponibles para este tipo de lámparas; obstáculo que inmediatamente se contrarresta con la creación de un nuevo negocio de luminarias, convirtiéndose en el primer fabricante de una luminaria fluorescente completa.


SYLVANIA ELECTRIC PRODUCTS: Más adelante la empresa pasó a llamarse Sylvania Electric Products Inc., enfocada en productos electrónicos, pero fue hasta 1959 cuando Sylvania se fusiona con General Telephone para crear la reconocida GTE Sylvania (de General Telephone & Electronics Corporation). Este fue el inicio de un cambio realmente masivo para la empresa y su expansión internacional.


GTE SYLVANIA: A inicios de 1960, en Costa Rica la compañía costarricense Multilux enfocada en la distribución de productos eléctricos, decide traer la franquicia de GTE Sylvania y es entonces cuando se genera la fusión empresarial que da paso al establecimiento en Pavas en 1964, de la planta de luminarias que inició fabricando también electrodomésticos, semáforos, chips para carros, arrancadores. Más adelante se incorporan los bombillos incandescentes y los tubos fluorescentes. A principios de los 90s, GTE tomó la decisión de vender Sylvania para financiar las nuevas inversiones en telecomunicaciones móviles. La división de Sylvania para Europa, Asia y Latinoamérica condujo a la formación de SLI Holdings International LLC.


Hoy se distribuyen más de 4200 productos: tubos lineales (tanto fluorescentes como LED), bombillería incandescente, fluorescentes compactos, lámparas LED, balastros, así como luminarias fluorescentes, HID (Mercurio, Metalarc y Sodio) y LED. Estos se exportan y distribuyen a 15 países de América (incluyendo mercados a fortalecer como Estados Unidos, la región Andina y Brasil) y en los últimos dos años ha reportado crecimientos entre el 20% y 25%.

Está en marcha un proyecto de gran magnitud para empezar a ensamblar luminarias LED en el 2014 en la planta costarricense, lo que nos convertirá en el primer fabricante del país en hacerlo. Esto va a requerir una inversión de $500.000 a $1 millón. La proyección es que en un plazo de 2 años, se fabriquen 64.000 luminarias LED mensuales. Actualmente, la empresa realiza ventas de 1,1 millones de unidades al mes en Centroamérica y El Caribe.




Con estos nuevos planes se espera hasta un 40% de crecimiento en tres años. El factor del éxito actual de Sylvania tiene que ver con un cambio de mentalidad. Se opta por un reforzamiento de la imagen y táctica de mercadeo. En el último año y medio el presupuesto para imagen y publicidad aumentó un 200% aproximadamente. Sylvania se enfrenta a la gran cantidad de producto genérico importado que carece de un verdadero respaldo, no solo con la trayectoria, garantía, innovación de productos y nuevas tecnologías, sino también con una plataforma de servicios especializados.

La empresa cuenta con los departamentos de Proyectos, y de Investigación y Desarrollo de Luminarias (R&D), enfocados en el desarrollo total de las luminarias, desde la conceptualización, ingeniería y producción, hasta el apoyo de especialistas en el diseño de iluminación para proyectos, así como el servicio de venta y post venta. Sylvania le apuesta al talento regional y al potencial de crecimiento que existe actualmente en la región, a las nuevas tecnologías que además de ser beneficiosas para el usuario (reduciendo el consumo energético y aumentando su vida útil), son amigables con el planeta. No hay duda de que Sylvania hace honor a su misión a través de cada vida que ilumina, y hoy están totalmente decididos a continuar su trayectoria, siempre presentes, hacia un futuro brillante.